Altruismo/compasión

Para el estudio del altruismo construimos el siguiente artilugio con la ayuda de los profesores Rafael Quintero y Pepe Pinto, sin ellos esto no hubiera sido posible, ¡muchas gracias!

 

Izda. Acuario modificado: la mitad izquierda posee un desagüe al que se le ha acoplado una válvula motorizada que permite evacuar el agua de manera controlada. Dcha. Instalación eléctrica que permite que cuando se accione la palanca presente en la mitad derecha del acuario se evacúe el agua de la mitad izquierda.

En el siguiente vídeo se observa el funcionamiento de todo:

En el vídeo anterior se observa que la “palanca” que acciona el vaciado del acuario es un interruptor que hay que pulsar frontalmente. Tras varias semanas de pruebas observamos que los roedores casi nunca lo pulsaban, por lo que le “acoplamos” una plataforma y lo giramos 90º para que el accionamiento fuera hacia abajo y no frontalmente, mejorando considerablemente los resultados (puede visualizarse en los vídeos posteriores).

Nuestra idea inicial era llenar el acuario con una pequeña cantidad de agua, de manera que el roedor no tuviera que nadar pero los resultados no fueron alentadores, así que aumentamos el nivel de agua obligando así a nadar a nuestros jerbos. Colocamos siempre agua a una temperatura idónea, entorno a 25ºC. Cuando el animal se veía obligado a nadar, su compañero pulsaba la “palanca” que vaciaba el acuario, tardando entre 10 y 15 segundos en hacerlo (concretamente 13 segundos de media). Por el contrario, cuando el animal no estaba cubierto de agua, no tenía necesidad de nadar, su “compañero” rara vez pulsaba la palanca, y en caso de hacerlo, nunca antes de los 6 minutos tras comenzar la experiencia. 

Observamos también que el accionamiento de la palanca fue mucho más rápido cuando el roedor ‘salvavidas’ había pasado previamente por la experiencia de tener la obligación de nadar. 

Clic para descargar resultados

A continuación se puede observar un vídeo de lo que ocurre cuando no llenamos el acuario totalmente:

Finalizamos con otro vídeo en el que la cantidad de agua que posee el acuario obliga al roedor a nadar:

Para comprobar que este comportamiento era 100% altruista, colocamos un roedor falso en el acuario (peluche) y observamos si nuestros jerbos pulsaban la palanca. En el siguiente vídeo se puede observar que colocamos peluches de color negro y blanco, colores iguales a nuestros ejemplares.

Nótese que en ningún momento los roedores pulsan la palanca cuando tienen que ‘salvar’ a un roedor de peluche, luego todo parece indicar que existe altruismo en estos animales. 

2. LABERINTO EN CRUZ ELEVADO

El laberinto en cruz elevado permite evaluar conducta de ansiedad en roedores. Este laberinto contiene brazos abiertos y, por tanto, desprotegidos ante una caída desde la plataforma al suelo y brazos cerrados que resguardan al animal ante el peligro percibido. A continuación puede verse nuestro laberinto en cruz elevado:

 

Vista del laberinto en cruz elevado desde varias perspectivas.

La evitación de los brazos abiertos constituye un índice de ansiedad del animal, de manera que procedimos a medir el tiempo que pasan los animales en los brazos abiertos y cerrados antes y después de la experiencia de altruismo anterior, para determinar si aumenta o no el nivel de ansiedad de nuestros animales. A modo de ejemplo os dejamos el siguiente vídeo:

Los resultados obtenidos antes y después de la experiencia de empatía/altruismo con nuestros roedores han sido los siguientes:

Resultados laberinto en cruz elevado

 

Parece que existe una ligera tendencia a permanecer más tiempo en el brazo cerrado tras la experiencia de altruismo anterior, aunque los datos no son significativos. Todo indica que nuestros roedores no aumentan su nivel de ansiedad tras la experiencia de la empatía (acuario). 

Durante el curso nuestros jerbos tuvieron crías y sin tenerlo previsto al inicio del proyecto, decidimos someter a este laberinto a dichas crías para determinar si dicho laberinto mide realmente el nivel de ansiedad, dado que las crías no son ‘conscientes’ de los peligros que les acechan. Se obtuvieron unos resultados sorprendentes:

Se observa una clara inversión del tiempo en comparación con los adultos. Ahora pasan mucho más tiempo en el  brazo abierto  (las crías no fueron sometidas en ningún momento a la experiencia de empatía/altruismo). Al igual que en los humanos, parece que las crías de roedores tienen una percepción del peligro muy distinta a los adultos, pasando más tiempo en el brazo que supone más “riesgo” para ellos, siendo “ajenos” al peligro a tan corta edad. Estos resultados parecen corroborar, al menos en parte, que el laberinto en cruz elevado puede ser un buen predictor del nivel de ansiedad.

laberinto en cruz elevado crias

3.- ¡SALVEMOS AL COMPAÑERO!

En esta experiencia colocamos a un roedor en el interior de una caja de metracrilato transparente que únicamente puede abrirse desde el exterior accionando un platillo de una balanza modificado tal y como puede observarse en el siguiente vídeo:

Colocamos a todos los ejemplares en el interior de la caja para que todos los animales fueran pasando por todas las condiciones experimentales. Observamos que “liberaban” con más rapidez a su compañero cuando el roedor “liberador” había pasado previamente por el interior de la caja de metacrilato. El tiempo medio en liberar al compañero era de 94 segundos y en la siguiente gráfica se muestra la diferencia de tiempo cuando el roedor ha pasado o no por el interior de la caja de metacrilato:

SALVEMOS AL COMPAÑERO

Clic para descargar resultados

A continuación puede observarse una grabación de la experiencia:

Antes de diseñar el artilugio descrito con anterioridad intentamos realizar esta experiencia directamente con la caja de metacrilato y notamos que los roedores tenían serias dificultades para abrirla ya que debían ‘empujar’ la puerta hacia arriba. A continuación puede observarse: