Memoria

1.- LABERINTO EN “T”

En el laberinto en forma de “T” el brazo central denominado de “inicio o salida” está comunicado con otros dos de la siguiente manera:

laberinto en t

Este laberinto fue diseñado originariamente para evaluar la conducta exploratoria y el aprendizaje espacial en roedores, aprovechando la tendencia natural de esta especie para explorar ambientes novedosos, estrechos y sinuosos. Se presenta al animal dos pruebas consecutivas, y se observa si los roedores tienden a elegir en el segundo ensayo el brazo opuesto al elegido en el primer ensayo, lo que se denomina alternancia espacial espontánea. Para estudiar dicha alternancia, frecuente en roedores, se han descrito dos estrategias: estrategia relacional o espacial (el sujeto toma la información de su localización en relación con la posición de señales o elementos ambientales ubicados fuera del laberinto) o estrategia procedimiental (los sujetos aprenden a aproximarse a un área determinada mediante la adquisición progresiva de respuestas encadenadas con un componente propioceptivo). Cuando el animal realiza por segunda vez el ensayo, se invierte la posición del laberinto en el laboratorio. Si el sujeto sigue una estrategia relacional (espacial), entrará en el mismo brazo que durante el primer ensayo, en cambio, si el sujeto emplea una estrategia procedimental, será relativamente indiferente al cambio de posición del laberinto e ingresará al brazo contrario mostrando alternancia.

En la imagen de la izquierda puede visualizarse la posición del laberinto en “T” en el primer ensayo. A la derecha se observa la posición del laberinto en el segundo ensayo. (Nótese que se ha girado completamente)

dibujo laberinto

Estrategia relacional vs estrategia procedimental. Imagen tomada de la referencia bibliográfica tercera del apartado bibliografía (Aguayo-Del Castillo y colaboradores).

A continuación pueden verse los resultados obtenidos mediante un vídeo y un tabla resumen:

grafica

Se observa una clara alternancia entre el primer y segundo ensayo en cada animal que debido a que se modificó la posición del laberinto, ¡SIEMPRE ELIGEN EL MISMO BRAZO! (Estrategia relacional o espacial)

2. ‘LABERINTO ORTOGONAL DE OLTON’

El laberinto ortogonal de Olton es apropiado para estudiar las estrategias que utilizan las ratas para ubicar el lugar del alimento. Consiste en un problema sencillo en el que se les demanda conseguir alimento en los extremos de cada uno de los ocho brazos. Una vez que el animal ingiere alimento, no se coloca nuevamente comida en el brazo y el animal evita volver al brazo ya visitado. A continuación puede verse un esquema y una fotografía con las medidas de nuestro laberinto de Olton:

Se considera un error si el animal vuelve a entrar en un brazo que previamente ha visitado y la experiencia finaliza cuando ha entrado en todos los brazos o han transcurrido 2 minutos.

Los resultados obtenidos se pueden descargar a continuación:

Resultados laberinto de Olton

Se observa claramente que ha medida que vamos repitiendo los ensayos los animales cometen menos errores. Hemos calculado la tasa de error, dividiendo el número de errores por el tiempo que emplean los animales en finalizar el laberinto, observándose una tendencia clara a disminuir conforme repetíamos la experiencia:

grafica evolucion error

A continuación puede observarse una grabación en la que el animal no consigue realizar el laberinto satisfactoriamente:

En este otro vídeo puede observarse como el animal acaba el laberinto de manera eficaz:

Finalizamos colocando un vídeo que nos resultó muy curioso, puede observarse una conducta diferente de un roedor. Este animal coge el alimento de cada brazo y se desplaza a otro concreto, siempre el mismo, para comer. No sabemos muy bien por qué ocurrió aquello tras varios ensayos y únicamente con un animal, aunque todo parece indicar que el brazo elegido para comer era el más “oscuro”, pues estaba situado en el lado opuesto a la ventana que existía en el departamento y como puede observarse muy próximo a una estantería. No cabe duda que este animal tenía una memoria espacial muy desarrollada, ya que no solo cometía pocos errores sino que además siempre elegía el mismo brazo para comer, ¡increíble!

3. ‘LABERINTO DE BARNES’  MODIFICADO

La memoria espacial es un tipo de memoria declarativa cuyo objetivo final es el almacenamiento de la representación espacial de los lugares a los que se expone el animal. Para evaluar este tipo de memoria hemos modificado el laberinto de Barnes (originariamente es circular de 18 orificios), con forma rectangular y 16 orificios, conteniendo uno de ellos una caja de escape llena de alimento. Las medidas de nuestro laberinto son las siguientes:

laberinto barnes

El esquema muestra un orificio “negro” que es donde se sitúa la caja de escape llena de comida.

Se encuentra en una habitación sin luz natural, iluminado con dos flexos y a un metro de altura aproximadamente del suelo. Para la grabación se coloca un trípode con una cámara tal y como puede observarse a continuación:

Alrededor del laberinto se colocan señales visuales (claves extra-laberínticas) que se mantuvieron fijas durante todas las sesiones del experimento (flexos iluminados, sillas, ventanas, estanterías y libros siempre en la misma posición).

Dividimos la experiencia en dos fases, fase de adquisición (con una duración de tres días consecutivos, se coloca al animal dos veces cada día en el laberinto con una separación entre ambas experiencias de al menos una hora, se finaliza la sesión cuando encuentra la caja de escape) y fase de retención (al cuarto día, se presupone que el animal ya ha “memorizado” el laberinto, se somete a la experiencia dos veces al día en con una separación temporal de al menos una hora y se cronometra el tiempo que tarda en alcanzar la caja de escape).

A continuación pueden observarse dos vídeos a modo de ejemplo, uno de la fase de adquisición y otro de la fase de retención:

Fase de adquisición

 

Fase de retención

Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

Haz clic para descargar los resultados

gráfica resultados laberinto de Barnes 2

Para finalizar os mostramos el recorrido calculado por el programa “Tracker” en ambas fases, además del diagrama calculado por el mismo programa. Nótese que en la fase de adquisición el animal hace un recorrido mucho más aleatorio, sin rumbo, desorientado y caótico que en la fase de retención:

4. LABERINTO SOCIAL

En este laberinto se distinguen tres compartimentos, el central se comunica con los laterales mediante una apertura que permite el paso del roedor. A continuación puede observarse un esquema de las posiciones en el laberinto social:

laberinto social

En el siguiente vídeo se observa que en las primeras experiencias los roedores “saltaban” los separadores para acceder al habitáculo contiguo, por lo que se procedió a aumentar su altitud (estos resultados iniciales se descartaron). Tampoco se contabilizaron las experiencias en las que los animales pasaban del habitáculo lateral al central.

El animal macho colocado en el centro del laberinto social accedió al lateral donde se encontraba la hembra en un 56% de las veces, mientras que el 44% de las veces accedió al lugar donde se encontraba el animal del mismo sexo.